viernes, 16 de diciembre de 2011

Seagram's, la ginebra americana




Debido al auge de la ginebra, en los últimos años han surgido decenas de nuevas marcas, ginebras que buscan exclusividad o encontrar un hueco en este mercado tan competitivo aportando algo diferente. Pero hay una marca que es justamente lo contrario, una ginebra que ha sabido sobreponerse a los tiempos fiel a su estilo, una gin seca con tanta personalidad que no necesita un sello London Dry Gin para estar en la cresta. Esa ginebra es la Seagram’s Extra Dry.
Europa es la cuna de la ginebra, y para que una marca americana triunfe en el viejo continente  como ha triunfado ésta... es por que aporta algo más que marketing.


Aunque la Seagram’s se elabora en la actualidad en Lawrenceburg, Indiana (EE.UU.), la destilería origen fue fundada en Waterloo, (Canadá) en 1857.

En los años 20 experimentó un gran aumento en su producción gracias a la ley seca en EEUU (1.919-1.933), lo que le valió para que tras la abolición de esta ley estuviera preparada para hacerse la empresa de destilados más importante de EEUU y una de las más grandes del mundo.

Joseph E. Seagram
A lo largo de su historia la Seagram’s ha pasado por varias manos, la última fue la compra en 2001 por parte de la división Pernod Ricard del Grupo Vivendi. Pero lo más importante es que el cambio de propietarios ha sabido respetar los valores de la marca, y no han querido alterar el estilo, el sabor, ni la calidad. Por no cambiar no ha cambiado ni la forma de su botella (tampoco lo necesita), que sigue fiel a su modelo de 1939.

La fórmula para la elaboración de la Seagram’s es secreta, y la guardan celosamente los maestros destiladores de la marca. El alcohol neutro que se utiliza para la destilación procede de grano americano, y los ingredientes conocidos (los que nos ponen en su web) son: cardamomo de Sri Lanka; piel de naranja de España; corteza de canela de Vietnam; cilantro de República Checa; y bayas de enebro de Italia. Se mezclan los distintos componentes con un proceso de doble destilación para después madurarlo en barricas de madera de roble como si de un whisky se tratase, lo que le da esa suavidad y ese color amarillo pálido característico.

El resultado es, una ginebra con aroma balsámico suave, a enebro y cítricos. En boca es muy seca con un sabor intenso a enebro al principio para dejar paso a matices cítricos, canela y un marcado carácter herbáceo en el paladar.

Hay ginebras mejores, pero estoy seguro que en relación calidad precio no existe una mejor. Su precio puede variar, yo la he visto desde los 11 € a los 16€, así que si quereis una recomendación, “un fondo de armario”, en vuestra casa no debe faltar una botella de Seagram’s. Yo siempre guardo una en el congelador.

Adra2





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada